Vocación

¿Qué es la vida religiosa?

Es un llamado a seguir a Cristo, como a lo único necesario, atracción irresistible de su amor, respuesta libre de entregar toda tu ser a Dios, con el deseo de continuar en la Iglesia la misión de Cristo «consagrado y enviado» para revelar y comunicar el amor del Padre.

¿Qué es el postulantado?

El postulantado constituye una etapa importante de preparación inmediata al noviciado.

El fin de esta etapa es descubrir la llamada de Dios a Jesús-María y favorecer una respuesta personal, libre y generosa.

• Asegurar la transición progresiva de la vida seglar a la vida religiosa

• Ayudar al desarrollo progresivo de la madurez humana y cristiana

• Progresar en la relación personal con Cristo

• Conocimiento inicial de la congregación

• Iniciación en la vida comunitaria

• Conocimiento del carisma y de la misión

• Introducción a la espiritualidad

• Discernir si hay una verdadera vocación a Jesús-María

vocación

¿Qué es el noviciado?

El Noviciado es una etapa de formación, posterior al postulantado. Con el noviciado comienza la vida en la Congregación.
El fin de esta etapa, es iniciar a la joven en la vida religiosa apostólica propia de Jesús-María y en la práctica de los consejos evangélicos –votos- que un día profesarán. La oración prolongada y la reflexión, la experiencia de silencio y soledad, cierta iniciación en el trabajo apostólico, educan en el discernimiento espiritual, en la generosidad, y la llevan a centrar su vida en Jesucristo con la mira puesta en la entrega definitiva. Este periodo de prueba se realiza bajo la dirección de la Maestra de novicias. Su duración es habitualmente de dos años. Se concluye con el compromiso temporal por votos.

¿Qué es el juniorado?

Es la etapa posterior al noviciado, inicia con la profesión temporal. Este tiempo permiten a la religiosa y a la Congregación buscar la confirmación necesaria que lleve a un compromiso definitivo como Religiosa de Jesús-María. Su duración generalmente es de cinco años. El Juniorado permite a la joven religiosa prepararse a su profesión perpetua, al mismo tiempo que continúa su formación espiritual, doctrinal, académica y profesional. Aprende también a entregarse con alegría al trabajo apostólico.

¿Por qué ser Religiosa de Jesús-María?

Porque el mundo necesita descubrir el amor de Dios, en medio de la violencia y nosotras queremos ser testigos de este amor, a partir de la experiencia que hemos tenido.

  • Algunas expresiones de esto son, estar al lado de los que sufren:
  • Las consecuencias del odio y la violencia, a causa de su raza, religión o ideología.
  • Las mujeres heridas en su dignidad, por la manipulación y la explotación.
  • Los miles de desplazados por la guerra, la pobreza, que sufren el desarraigo de su tierra y de los suyos, que se ven atropellados en su dignidad y privados, muchas veces, de una protección legal.
  • Tantos niños y niñas indefensos, a quienes se les despoja de un futuro esperanzador, víctimas del abandono, tráfico sexual y abuso de adultos.

¿Para qué hacen votos las religiosas?

Los consejos evangélicos mejor conocidos como votos de castidad, pobreza y obediencia nos liberan para seguir a Jesús con radicalidad.

¿Qué votos hace una religiosa?

La llamada de Dios y su amor, experimentados gratuitamente, son el fundamento de la consagración religiosa. El seguimiento de Jesús nos impulsa a adoptar su forma de vida al servicio del Reino.
La consagración se expresa entre otros medios, a través de los votos de castidad, pobreza y obediencia, vividos en comunidad para la misión.

¿Qué es el voto de pobreza?

Es un medio a través del cual, seguimos a Jesús pobre y nos hacemos solidarias y cercanas a las realidades humanas de pobreza y de sufrimiento.

¿Qué es el voto de castidad?

Es un medio a través del cual, las religiosas prometen amar a los demás libremente, para liberar a quienes aman. La religiosa ama, sin atar a nadie, a sí misma. La castidad es amor dado con las manos abiertas. La verdadera castidad no espera nada a cambio. Es sencillamente amor desbordante, apasionado, pero no dependiente.
Por la castidad, acogemos el amor gratuito de Dios. Jesús y su Reino se constituyen en el centro afectivo de nuestra vida y nos capacitan para amar a todos.

¿Cómo puedo estar segura de que Dios me llama?

A través de un proceso de búsqueda seria, responsable y honesta de tus deseos profundos confrontados en la oración y en la realidad del mundo. Es conveniente en esta etapa buscar a alguien que te acompañe para poder hacer un buen discernimiento. Dedicar tiempo de oración y de apostolado.

¿Qué es el acompañamiento vocacional?

Es un proceso por medio del cual, se ayuda a cada persona, a que se acepte a sí misma, entre en procesos de reconciliación con Dios, consigo misma y con los demás, discierna la voluntad de Dios para su vida y se abra así a la experiencia liberadora del amor de Dios.

¿Para qué me sirve el acompañamiento?

Para clarificar la opción vocacional y para no vivir sola las inquietudes y preguntas que brotan de este momento histórico.
Para obtener herramientas que permitan elegir y discernir la propia vocación
Es una ayuda para el conocimiento personal, descubriendo valores, cualidades, límites y ambivalencias de la propia forma de vivir y de pensar, que te hace crecer en lo afectivo y en lo humano.
Conocimiento de la congregación, carisma, espiritualidad, a través del contacto con las religiosas.
Conocimiento de la misión apostólica de la congregación
Se propician encuentros de oración, lecturas, y ejercicios espirituales.
Se suscita compromiso apostólico misionero.

¿Cuáles son los niveles de inquietud y decisión vocacional?

Niveles de la decisión vocacional:

  • La inquieta. Tal vez si, tal vez no…
    Es una joven que tiene muchas dudas, respecto a su estado de vida. Todavía no sabe claramente si lo suyo es, la vida religiosa o el laicado.
  • La aspirante. Sí, pero todavía no, porque…
    Es una joven que tiene decidido entrar, pero quiere madurar algún aspecto de su personalidad o resolver algún asunto que podría perturbarle una vez ingresada al postulantado.
  • La candidata ¡sí estoy lista…!
    Es una joven que se encuentra muy decidida y quiere corroborar por varios meses su decisión antes de su próximo ingreso al postulantado.

¿Quién me puede decir si tengo o no vocación?

Vos misma, ningún acompañante serio puede hacerlo por vos. Es una responsabilidad personal. Quien te acompaña confronta y recoge lo que vos decís únicamente para clarificarte.

¿Qué se me pide para entrar a la congregación?

Lo primero es tener un acompañamiento espiritual sistemático, es decir periódico. Durante un tiempo suficiente.

¿A quién me dirijo si tengo inquietud vocacional?

Podés escribir a  ruthrjm@gmail.com expresando tus deseos de ser acompañada, dar tus datos y se pondrán en contacto con vos.

¿Hay mínimo y máximo de edad para entrar a la vida religiosa?

Sí, tienes que ser mayor de 18 o tener como máximo 35 años en el momento de entrar, no de iniciar el acompañamiento.